Seleccionar página

En el 2022, el propósito lo es todo para causar impacto en la sociedad. Y esto aplica tanto a audiencias como a equipos de trabajo. En especial en el escenario post pandemia, la ciudadanía busca algo más que los impulse a creer, tanto en personas, como en marcas.

Pero para poder transformar afuera, comenzamos desde dentro. En Brands 4 Change buscamos ser y crear marcas con propósito, lo que empieza como un cambio de mentalidad organizacional. ¿Qué tener en cuenta para esto?

Según el área de consultoría estratégica de PwC, en su informe de 2019 “La crisis del propósito” mostró que entre 540 encuestados solo el 36% de los empleados están satisfechos con su puesto de trabajo, un 44% dice estar motivado y tan solo un 46% se siente orgulloso de su compañía. Por otra parte, los empleados cuyas empresas tienen un propósito claro y bien transmitido tienen un mayor porcentaje de satisfacción (53%), de orgullo (67%) y de motivación (63%).

Revisando los datos se hace fundamental una búsqueda de propósito que se involucra con distintos ejes de la cotidianeidad. Las marcas ni empresas pueden estar descoenctadas de la realidad social en la que vivimos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible siempre son una guía de buenas prácticas que hoy orienta a muchas empresas.

Para poder educar una compañía a un quehacer con sentido pueden tomarse cuatro acciones fundamentales:

  1. Unificar las acciones de la entidad alrededor del mismo objetivo.
  2. Hacer partícipe a todos los empleados de la meta y valores de la empresa.
  3. Lograr que los trabajadores hagan suyo el propósito y sean capaces de transmitirlo.
  4. No perder de vista el propósito en la creación de estrategias.

Con estos cuatro pilares se puede comenzar a transmitir una cultura organizacional que se exprese desde el interior hasta el cliente. Pieza fundamental es entender el propósito y empaparse de él.