Cadena de valor y propuesta de valor: el corazón de las empresas del s. XXI

junio 4, 2021
Posted in News
junio 4, 2021 Andrea Peña

La cadena de valor es un concepto acuñado por Michael Porter profesor en Harvard Business School, en el que a raíz de las actividades de una empresa se crean una serie de relaciones o eslabones que tienen como objetivo aportar el mayor valor posible para el cliente.

 

 

La Cadena de Valor de Porter

 

La Cadena de Valor de Porter es un modelo de análisis de las actividades internas que se realizan en las empresas y de las interrelaciones que existen entre ellas, de manera que es posible detectar cuáles son las que proporcionan valor de forma directa al cliente (actividades primarias) y cuáles son las que, sin proporcionar valor directamente (actividades de apoyo), ayudan a que las primarias se puedan realizar.

 

Porter diseñó esta herramienta, como complemento del análisis interno de la empresa y del análisis de la industria que definió desde las Cinco Fuerzas de la Competencia:

 

  • Poder de negociación de los clientes
  • Poder de negociación de los proveedores
  • Amenaza de nuevos competidores entrantes 
  • Amenaza de nuevos productos sustitutivos y rivalidad entre competidores.

 

En el libro Ventaja Competitiva, se puede encontrar por primera vez el concepto de Cadena de Valor de Porter.

 

Hoy en día, la cadena de valor se entiende como una herramienta estratégica de análisis para identificar las ventajas competitivas de un negocio frente al mercado.

 

Concepto y Presente 

 

Este concepto analiza las diferentes actividades o departamentos de la empresa comparándolas con las de la competencia, dando así información muy valiosa sobre la posición que nuestro negocio ocupa en el mercado y la estrategia que debería seguir a nivel de procesos internos o externos. 

 

La cadena de valor busca generar ventajas competitivas, y su estudio se aplica también a otras actividades como la cadena de suministro y las redes de distribución. La globalización ha llevado a la creación de las cadenas globales de valor

 

Sin embargo, antes de profundizar más en lo qué es o como realizar una cadena de valor, debemos empezar por entender qué es “valor” para tu empresa u organización y para tus clientes.

 

General y tradicionalmente el valor se ha medido por los ingresos totales. Una empresa rentable es aquella cuya propuesta de valor es superior a los costes de producir un producto u ofrecer un servicio

 

De esta forma, el valor del producto o servicio que una empresa se mide en base a la cantidad que el cliente está dispuesto a pagar. Para nosotros, en cambio el valor no está tanto en la cantidad que el cliente está dispuesto a pagar, sino en el tiempo que él mismo está dispuesto a pasar con nosotros.

 

Colaboración y comunicación la base para la transformación de la cadena de valor

 

La comunicación es vital para que los operadores entablen relaciones con los clientes pero, en materia de sostenibilidad, muchas empresas todavía no han encontrado la fórmula para aterrizar e informar de todas sus acciones.

 

Las empresas deben hoy no solo comprometerse con  el cumplimiento de los objetivos de la organización, sino también con la implementación de una estrategia que aplique a toda su cadena de valor. De lo contrario, no se podrá gestionar de forma efectiva los retos a los que se enfrentan los negocios.

 

La mejor forma de integrar estos objetivos en toda la organización es integrar los ODS en todas las políticas y objetivos de la empresa y que estos lleguen a toda la cadena de valor. 

Ninguna empresa funciona de forma aislada, sino que necesita la colaboración de distintos actores para llevar a cabo su actividad. 

 

La colaboración entre todos los partners para perseguir unos objetivos de desarrollo sostenible comunes es clave para conseguir una transformación de la cadena de valor exitosa.

 

Comunicación para una concienciación efectiva

 

Para que cada parte de la cadena de valor tenga integrado en sus objetivos los planes de desarrollo sostenible de la compañía, es necesaria una estrategia clara y transversal que cale en todos los niveles de la organización.

 

 Para ello, los compromisos medioambientales deben ser impulsados y reafirmados directamente por los comités ejecutivos y de dirección, quienes deben transmitir la cultura y valores de la empresa a todos los estratos de su organización y potenciar el compromiso de todas las partes implicadas.

 

Es necesario innovar en las técnicas de comunicación para llegar a los trabajadores que se encuentran en primera línea y seguir apostando por perseguir una visión conjunta de todos los miembros de la cadena de valor para que cada persona sea un aliado de la compañía en su compromiso por hacer de este mundo un lugar mejor..

 

TRABAJEMOS JUNTOS

Te damos la bienvenida para que tomes contacto para más información
Sobre nuestro apoyo estratégico o el ecosistema.